La disolución de la sociedad

Una vez disuelta la sociedad de gananciales es preciso proceder a su liquidación, y adjudicar los diferentes bienes de la sociedad conyugal entre los cónyuges o sus herederos, pero para ello, en primer lugar hay que determinar cuales son los bienes gananciales para distribuirlos. La liquidación debe tener el siguiente esquema:

  1. Inventario: formación del inventario comprensivo del activo y del pasivo, bienes, deudas y posibles reembolsos que puedan existir a favor de uno de los cónyuges.
  2. Avalúo de los bienes.
  3. Pago de deudas.
  4. División del remanente en lotes y la adjudicación de los mismos.

Los bienes gananciales y privativos

El Código Civil regula en los artículos 1346 a 1361 cuáles son los bienes gananciales y privativos. Los bienes gananciales van a formar el activo de la sociedad de gananciales, mientras que los bienes privativos pertenecen a uno de los cónyuges.

En primer lugar indicaremos lo que indica el Código Civl de forma genérica, para luego analizar casos concretos.

Bienes privativos

El artículo 1346 considera que son privativos de cada uno de los cónyuges:

  1. Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad.
  2. Los que adquiera después por título gratuito.
  3. Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.
  4. Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges.
  5. Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles ínter vivos.
  6. El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.
  7. Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.
  8. Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.
  9. Los bienes mencionados en los apartados 4.° y 8.° no perderán su carácter de privativos por el hecho de que su adquisición se haya realizado con fondos comunes; pero, en este caso, la sociedad será acreedora del cónyuge propietario por el valor satisfecho.

Además de estas reglas generales, el código civil en los siguientes artículos indica que:

  • Siempre que pertenezca privativamente a uno de los cónyuges una cantidad o crédito pagaderos en cierto número de años, no serán gananciales las sumas que se cobren en los plazos vencidos durante el matrimonio, sino que se estimarán capital del marido o de la mujer, según a quien pertenezca el crédito.
  • El derecho de usufructo o de pensión, perteneciente a uno de los cónyuges, formará parte de sus bienes propios; pero los frutos, pensiones o intereses devengados durante el matrimonio serán gananciales.
  • Las nuevas acciones u otros títulos o participaciones sociales suscritos como consecuencia de la titularidad de otros privativos serán también privativos. Asimismo lo serán las cantidades obtenidas por la enajenación del derecho a suscribir. Si para el pago de la suscripción se utilizaren fondos comunes o se emitieran las acciones con cargo a los beneficios, se reembolsará el valor satisfecho.
  • Los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad tendrán siempre carácter privativo, aun cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial.

Bienes gananciales

El artículo 1347 considera como ganancial:

  1. Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges.
  2. Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales.
  3. Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos.
  4. Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos, en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.
  5. Las Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes.

Además de estas consideraciones generales del carácter ganancial de determinados bienes, el código civil regula determinados casos especiales:

  • El derecho de usufructo o de pensión, perteneciente a uno de los cónyuges, formará parte de sus bienes propios; pero los frutos, pensiones o intereses devengados durante el matrimonio serán gananciales.
  • Se reputarán gananciales las cabezas de ganado que al disolverse la sociedad excedan del número aportado por cada uno de los cónyuges con carácter privativo.
  • Las ganancias obtenidas por el marido o la mujer en el juego o las procedentes de otras causas que eximan de la restitución, pertenecerán a la sociedad de gananciales.
  • Los bienes donados o dejados en testamento a los cónyuges conjuntamente y sin especial designación de partes, constante la sociedad, se entenderán gananciales, siempre que la liberalidad fuera aceptada por ambos y el donante o testador no hubiere dispuesto lo contrario.
  • Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas.
  • Los bienes adquiridos por uno de los cónyuges, constante la sociedad por precio aplazado, tendrán naturaleza ganancial si el primer desembolso tuviera tal carácter, aunque los plazos restantes se satisfagan con dinero privativo. Si el primer desembolso tuviere carácter privativo, el bien será de esta naturaleza.
  • La vivienda comprada a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad corresponderá pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas.

Por último , el artículo 1361 indica que se presumen gananciales los bienes existentes en el matrimonio mientras no se prueba que pertenecen privativamente a uno de los cónyuges.

Doctrina jurisprudencial sobre supuestos concretos

Una vez establecidas las reglas establecidas en el Código Civil, especificaremos los supuestos concretos más comunes en la liquidación y como están siendo resueltos actualmente por la jurisprudencia.

Cuentas corrientes de titularidad exclusiva o conjunta, acciones fondos de inversión

Todas los fondos de inversión que figuren a nombre de uno de los cónyuges o de los dos así como el dinero en cuentas corrientes abiertas a nombre de cualquier de los cónyuges con referencia a los saldos existentes a la disolución del régimen y no a los posteriores se presumen gananciales de acuerdo con el artículo 1361 del Código Civil, salvo prueba en contrario.

En cuanto a la titularidad de las mismas, la doctrina jurisprudencial reiteradas que las cuentas corrientes bancarias expresan siempre una disponibilidad de fondos para los titulares de las mismas, pero no determina la existencia de un condominio sobre los saldos y sobre el origen común de los fondos. Lo importante es el origen de los fondos y no la titularidad de las cuentas corrientes.

Por lo tanto para considerar que son privativas de los fondos deben estos ser demostrados y probados, más allá de la titularidad de las cuentas. Aunque por otro lado, algunas audiencias que consideran que el hecho de ingresar dinero privativo en una cuenta común sin reserva alguna destinada a satisfacer las necesidades familiares excluye cualquier posterior reembolso.

Por último en cuanto la compra de productos financieros o acciones, y en virtud del artículo 1355 del Código Civil que indica que la adquisición que se hiciera en forma conjunta y sin atribución de cuotas, se presumirá su voluntad favorable al carácter ganancial de tales bienes., dichos acciones serán consideradas como gananciales.

Pensiones de jubilación

Hemos de aplicar el artículo 1349 del Código Civil, en el sentido de que las pensiones perteneciente a uno de los cónyuges, ya sea originada antes o durante la vigencia de la sociedad, formará parte de sus bienes propios, pero los frutos, pensiones o intereses devengados durante al matrimonio serán gananciales.

No obstante, las cantidades devengadas durante la vigencia del vínculo matrimonial tendrán la consideración de ganancial, así como todos los bienes adquiridos con los ingresos de la misma.

La suscripción de planes de pensiones

La suscripción de un plan de pensiones por uno o los dos cónyuges con aportaciones durante la vigencia del régimen económico tienen una problemática especial. Por un lado, suelen ser pagados con bienes de carácter ganancial, no obstante, en virtud del RDLEG 1/2002 la titularidad de uno de estos planes no puede ser compartida y debe de ser individual. por lo que el plan de pensiones es de titularidad privativa del cónyuge. Aunque como en el caso anterior, las cantidades percibidas del plan de pensión durante la existencia de la sociedad común debe de considerarse ganancial.

Por último es conveniente recordar que la sociedad tiene un derecho de reembolso sobre las cantidades abonadas para el plan de pensiones actualizadas con el IPC, siempre que dichas cantidades sean gananciales. En caso de que éstas sean abonadas por la empresa, el tribunal supremo las ha considerado como privativo, y no constituyen salario.

Las indemnizaciones laborales

En primer lugar hay que tener en cuenta que son gananciales todos los rendimientos del trabajo percibidos durante la vigencia de la sociedad de gananciales hasta la disolución de la sociedad mediante sentencia. Sin embargo, las indemnizaciones laborales tales como despido, jubilaciones anticipadas, traslado del puesto de trabajo son de naturaleza privativa, siempre y cuando se produzcan con posterioridad a la disolución del régimen económico matrimonial. Todo ello con una matización, en caso de indemnización por despido debe tenerse en cuenta el periodo cotizado en estado de soltero y de casado, pues lo que corresponda a lo primero debe de ser calificada como privativo y lo segundo como ganancial, teniendo en cuenta que la indemnización se calcula en función de la antigüedad.

La actividad empresarial

La sociedad mercantil fundada durante la vigencia del matrimonio tendrá la consideración de ganancial o privativa en función de los fondos usados para su constitución. Tendrá la consideración privativa, cuando hayan sido usados fondos de dicho carácter. No obstante, si en la constitución de la empresa concurrieran ambos capitales, la empresa corresponderá proindiviso a la sociedad ganancial y al cónyuge en proporción a sus aportaciones respectivas.

En cualquier caso hay que distinguir entre dos tipos de actividades:

  1. Trabajo profesional, que puede considerarse privativo, así como los instrumentos necesarios
  2. Negocio o actividad empresarial, que no depende tanto de quien ejerce la actividad, sino que podría continuar sin éste. En este caso tendrá carácter ganancial.

Derechos de arrendamiento sobre locales de negocio

En caso de que los cónyuges posean un arrendamiento sobre un local de negocio, y éste haya sido constituido una vez establecido el vínculo matrimonial se establece su carácter ganancial, así como el derecho de traspaso.

Inclusión de los bienes

Conforme a las reglas anteriores, iniciado el proceso en que se haya demandado la disolución del régimen económico matrimonial, cualquiera de los dos cónyuges podrá solicitar la formación del inventario, acompañando de una propuesta de todos los bienes existentes en la sociedad de gananciales. Esta propuesta debe de ser acompañada con los documentos que justifiquen dicha propuesta.

La fecha a tener en cuenta en la elaboración del inventario es la disolución del régimen y no el de su liquidación. No obstante, y a efectos de valoración los bienes deberán de valorarse al tiempo de la liquidación, y conforme al estando en que se encuentren en tal momento, teniendo en cuenta la posible responsabilidad del cónyuge que ha ostentado su posesión durante la comunidad postganancial, aunque también sea posible que los bienes haya perdido su valor por causas objetivas.

Toda la información sobre el divorcio

Dos lecturas previas antes de analizar en profundidad los demás artículos del divorcio...

Índice de contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.