Las donaciones por razón de matrimonio

El posible contenido de las capitulaciones matrimoniales también incluye las donaciones por razón de matrimonio.

Son donaciones por razón de matrimonio las que cualquier persona hace, antes de celebrarse, en consideración al mismo y en favor de uno o de los dos esposos.

Por tanto, para poder hablar de donación por razón de matrimonio es necesario que concurran tres requisitos:

  1. Anterior a la celebración del matrimonio.
  2. Realizarse la donación en consideración al matrimonio.
  3. Y ser beneficiarios o donatarios uno o los dos esposos.

Aunque son verdaderas donaciones, quedan condicionadas a que el matrimonio llegue a celebrarse en el plazo de un año.

Partes en la donación

El donante puede ser cualquier persona, pariente, extraño o incluso los futuros esposos. Por otro lado el donatario debe ser necesariamente uno de los cónyuges, o ambos.

La donación entre terceros

Los donaciones realizados por terceros a uno de los cónyuges, o ambas no tiene ningún límite, más allá de los límites para cualquier donación ordinaria.

En este sentido, la donación puede comprender todos los bienes del donante tercero, siempre que éste se reserve lo necesario para vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias. Las donaciones no podrán comprender los bienes futuros.

Además habrá que tener en cuenta los límites testamentarios del donante, en términos de legítimas y mejoras. En el campo de las sucesiones existe una regla especial que indica que:

Los regalos de boda, consistentes en joyas, vestidos y equipos, no se reducirán como inoficiosos sino en la parte que excedan en un décimo o más de la cantidad disponible por testamento

La donación entre futuros esposos

Por razón de matrimonio, los futuros esposos podrán donarse bienes presentes. Antes del matrimonio, en capitulaciones matrimoniales, podrán donarse bienes futuros sólo para el caso de muerte, y en la medida que respete las disposiciones de la sucesión testada, es decir, con testamento.

Se trata de una donación mortis causa, pero irrevocable.

Forma de las donaciones

Cómo comentábamos al inicio del artículo, las donaciones realizadas entre cónyuges pueden realizarse en las capitulaciones matrimoniales, antes del matrimonio. Pero también pueden hacerse fuera de ellas, según las reglas generales de la materia.

  1. La donación de cosa mueble podrá hacerse verbalmente o por escrito. La verbal requiere la entrega simultánea de la cosa donada. Faltando este requisito no surtirá efecto si no se hace por escrito y consta en la misma forma la aceptación.
  2. Para que sea válida la donación de cosa inmueble ha de hacerse en escritura pública, expresándose en ella individualmente los bienes donados y el valor de las cargas que deba satisfacer el donatario. La aceptación podrá hacerse en la misma escritura de donación o en otra separada; pero no surtirá efecto si no se hiciere en vida del donante.Hecha en escritura separada, deberá notificarse la aceptación en forma auténtica al donante, y se anotará esta diligencia en ambas escrituras.

Pertenencia de los bienes

Salvo que el donante haya expresado otra cosa, los bienes donados conjuntamente a los esposos pertenecerán a ambos en proindiviso ordinario y por partes iguales.

El artículo 1340 indica que:

El que diere o prometiere por razón de matrimonio sólo estará obligado al saneamiento por evicción o por vicios ocultos si hubiere actuado con mala fe.

El saneamiento por evicción tendrá lugar cuando se prive al donatario, por sentencia firme y en virtud de un derecho anterior a la donación, de todo o parte de la cosa donada. El obligado a la evicción es el donante respecto al donatario y para que pueda reclamarse por evicción es necesario que la pérdida o privación tenga carácter definitivo.

La revocación de las donaciones

Estas donaciones serán revocables por las causas comunes, excepto la supervivencia o superveniencia de hijos.

En las otorgadas por terceros, se reputará incumplimiento de cargas, además de cualesquiera otras específicas a que pudiera haberse subordinado la donación, la anulación del matrimonio por cualquier causa, la separación y el divorcio, si al cónyuge donatario le fueren imputables, según la sentencia, los hechos que los causaron.

En las otorgadas por los contrayentes, se reputará incumplimiento de cargas, además de las específicas, la anulación del matrimonio si el donatario hubiere obrado de mala fe.

Se estimará ingratitud, además de los supuestos legales, el que el donatario incurra en causa de desheredación , o le sea imputable, según la sentencia, la causa de separación o divorcio.

Tras la Ley 8 Julio 2005, la aplicación de este artículo resulta controvertida, al haber desaparecido los listados de causas en los que antes tenían que fundarse las demandas de separación o divorcio y haberse suprimido toda referencia a la culpabilidad en estos procesos.

Toda la información sobre el divorcio

Dos lecturas previas antes de analizar en profundidad los demás artículos del divorcio...

Índice de contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.