La liquidación de la sociedad

En el proceso de la liquidación de la sociedad, y una vez determinado todos los bienes y obligaciones que integran la misma se debe proceder al pago de las deudas.

La composición del pasivo

El artículo 1398 del Código Civil establece que el pasivo de la sociedad estará integrado por:

  1. Las deudas pendientes a cargo de la sociedad.
  2. El importe actualizado del valor de los bienes privativo cuando su restitución deba hacerse en metálico por haber sido gastados o deteriorados en interés de la sociedad.
  3. Importe actualizado de las cantidades que, habiendo sido pagadas por uno solo de los cónyuges, fueran de cargo de la sociedad y en general, las que constituyan créditos de los cónyuges contra la sociedad.

Por otro lado, nunca serán cargas de la sociedad las obligaciones contraídas por uno de los cónyuges desde el momento que es disuelto la sociedad de gananciales, a excepción de que dihcas deudas hayan surgido en relación con la conservación o mantenimiento de los bienes comunes.

Por lo tanto, todas las deudas pendientes a cargo de la sociedad de gananciales deben incluirse en el pasivo de la sociedad en el momento de la liquidación del régimen económico matrimonial.

Deudas gananciales

Las deudas contraidas conjuntamente por ambos cónyuges o por un solo de los cónyuges con el consentimiento del otro son de carácter ganancial, y por tanto responden de las mismas los bienes gananciales de una forma directa, y también los bienes privativos de ambos cónyuges por aplicación del principio de responsabilidad patrimonial universal.

Por otro lado las deudas contraidas por un sólo cónyuges, sin el consentimiento del otro serán gananciales si se han contraído en beneficio de la familia. Por tanto, como en los casos anteriores responde los bienes gananciales y los privativos. Por otro lado, si se contrajeron por uno sólo y en beneficio propio son deudas privativas, y responden los bienes de dicho cónyuge, y subsidiariamente los gananciales.

Las deudas privativas

Todas las deudas privativas de los cónyuges son ajenas al proceso de liquidación de la sociedad. No obstante, y en virtud del artículo 1373 del Código Civil ya no se podrá solicitar el embargo de los bienes gananciales.

Artículo 1373 Código Civil: Cada cónyuge responde con su patrimonio personal de las deudas propias y, si sus bienes privativos no fueran suficientes para hacerlas efectivas, el acreedor podrá pedir el embargo de bienes gananciales, que será inmediatamente notificado al otro cónyuge y éste podrá exigir que en la traba se sustituyan los bienes comunes por la parte que ostenta el cónyuge deudor en la sociedad conyugal, en cuyo caso el embargo llevará consigo la disolución de aquélla.

Si se realizase la ejecución sobre bienes comunes, se reputará que el cónyuge deudor tiene recibido a cuenta de su participación el valor de aquéllos al tiempo en que los abone con otros caudales propios o al tiempo de liquidación de la sociedad conyugal.

Toda la información sobre el divorcio

Dos lecturas previas antes de analizar en profundidad los demás artículos del divorcio...

Índice de contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.