El matrimonio entre dos personas nace como consecuencia del consentimiento del vinculo matrimonial. Si ese consentimiento se realiza mediante un vicio el matrimonio puede ser declarado nulo.

Causas de la declaración de nulidad

El matrimonio puede ser declarado nulo cuando se ha celebrado:

  • Sin consentimiento.
  • Entre personas menores no emancipadas. El Ministerio de Justicia puede autorizar o dispensar la celebración de matrimonios de menores de edad que son mayores de 14 años, entre parientes colaterales y por los condenados por causar la muerte de su cónyuge.
  • Por personas que están casadas.
  • Entre parientes en línea recta por consanguinidad o colaterales hasta el tercer grado, parientes en línea recta por adopción.
  • Por los contrayentes que han sido condenados como autores o cómplices de la muerte del cónyuge anterior de cualquiera de ellos.
  • Sin la intervención del juez, alcalde o funcionario ante quien deba celebrarse, o sin la presencia de los testigos.
  • El celebrado por error sobre la identidad de la persona del otro contrayente o sobre aquellas cualidades personales que por su importancia han determinado la voluntad del que alega el vicio de nulidad para contraer matrimonio.
  • El matrimonio se ha contraído por coacción o miedo grave.

El matrimonio putativo

Cuando se produce la declaración del matrimonio nulo, nos encontramos ante el matrimonio putativo. Este matrimonio produce efectos respecto de los hijos, del cónyuge que lo hubiera contraído de buena fe.

  1. Respecto de los hijos, éstos serán considerados en todo caso matrimoniales.
  2. Liquidación del régimen matrimonial:
    • Si los dos son cónyuges de buena fe, no tendría ninguna repercusión. La liquidación se realiza como si se tratase de una sociedad de gananciales.
    • Si sólo uno de ellos es cónyuge de mala fe, podrá optar el otro por la liquidación del régimen matrimonial según las normas de la sociedad de gananciales o según las disposiciones relativas al régimen de participación, con exclusión del contrayente de mala fe, que no tendrá derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte
    • Si los dos son cónyuges de mala fe, existirá un régimen de copropiedad.

 Derecho a indemnización

  1. Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.
  2. La edad y el estado de salud.
  3. La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.
  4. La dedicación pasada y futura a la familia.
  5. La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales el otro cónyuge.
  6. La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.
  7. La pérdida eventual de un derecho de pensión.
  8. El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.
  9. Cualquier otra circunstancia relevante.

Toda la información sobre el divorcio

Dos lecturas previas antes de analizar en profundidad los demás artículos del divorcio...

Índice de contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.