La reconciliación después de la separación o divorcio.

El derecho de familia es un derecho rico en situaciones de hecho y circunstancias que hace que cada caso debe valorarse por separado teniendo en cuenta siempre el interés del menor. En alguna ocasión, se da la circunstancia que una pareja después del procedimiento de separación o divorcio se reconciliación.

De esta manera, todas las medidas recogidas en la sentencia o convenio regulador relativas a pensión de alimentos o guardia y custodia, sin perder su eficacia, dejan de cumplirse de manera voluntaria por ambos progenitores. Si después de esa reconciliación se vuelve a producir la ruptura se podría llegar a formular una demanda ejecutiva sobre la pensión de alimentos sobre los alimentos impagados durante la reconciliación.

Motivos de oposición a la ejecución

Los posibles motivos de oposición a la ejecución están tasados en el artículo 556 de la Ley de Enjuiciamiento Civil:

  • Pago.
  • Cumplimiento de lo ordenador en la sentencia justificado documentalmente.
  • Caducidad de la acción ejecutiva.
  • Pactos y transacciones que se hubiesen convenido para evitar la ejecución, siempre que dichos pactos y transacciones consten en documento público.

En este supuesto, es difícil formular una oposición encuadrándola en alguna de los motivos legales anteriormente indicados. No obstante, algunos tribunales han indicado que se puede aducir el instituto del abuso de derecho del artículo 7.2 del Cogido Civil como forma de evitar la continuidad de la vía ejecutiva. Para ello hay que acreditar todos los hechos que justifiquen ese abuso de derecho por parte de uno de los cónyuges.

La situación económica de los hijos

En caso de independencia económica de los hijos que pudiera causar la extinción de la obligación de abonar la pensión de alimentos, no puede ser considerada en principio como motivo de oposición. La ejecución de pensión de alimentos se insta al juez al cumplimiento de unas obligaciones pasadas, y en caso de que concurran alguna circunstancia que suponga la extinción de la obligación de abonar alimentos se precisa de una modificación de medidas que no actúa de manera automática, por lo que mientras no se declare judicialmente extinguida la obligación, la pensión de alimentos debe seguir abonándose.

No obstante, en determinados casos que se demuestra con suma suficiencia la independencia de los hijos en el procedimiento de ejecución, se ha permitido la exoneración del pago si resulta acreditado esa independencia, sin necesidad de acudir al procedimiento de modificación de medidas.

Toda la información sobre el divorcio

Dos lecturas previas antes de analizar en profundidad los demás artículos del divorcio...

Índice de contenido