El divorcio es la extinción del vínculo matrimonial. Es un proceso que se puede realizar de mutuo acuerdo o de manera contenciosa. Si es de común acuerdo, será más barato y más rápido, además que se podrá realizar ante notario. Aquí tienes información de los tres procedimientos:

Primera pregunta fundamental, ¿es de mutuo acuerdo o contencioso?

El procedimiento judicial (o notarial) del divorcio (o separación) comprende dos trámites diferentes que pueden realizarse a la vez o por separado: el divorcio en sí y la liquidación del régimen de gananciales (siempre que el matrimonio esté casado en régimen de gananciales).

Si se realiza de mutuo acuerdo, normalmente se realizan los dos trámites a la vez. En ese caso, se realiza un convenio regulador en el que se recojan todos los puntos que definen el divorcio. Ese convenio regulador lo firman los dos cónyuges y se presenta ante el juzgado (o notario). Por el contrario, si fuese sin acuerdo, el cónyuge que inicia el procedimiento presenta una demanda en el que se recogen los efectos que el considera adecuados para el divorcio.

Por eso, es mejor definir que se decide en cada procedimiento para que puedas evaluar las posibilidades de realizar un divorcio de mutuo acuerdo.

En cualquier caso, nosotros te podemos asesorar (estamos en A Coruña) para intentar alcanzar un acuerdo entre las partes y llevar el divorcio de mutuo acuerdo.

En el procedimiento de divorcio se discute lo siguiente:

  • Quién se atribuye el domicilio familiar. El cónyuge que va a disfrutar de la vivienda familiar, sea alquilada o en propiedad. No es obligatorio hacer una atribución de la vivienda a uno de los dos cónyuges y se puede indicar que los dos disfrutaran de la vivienda, de hecho, en caso de que el procedimiento fuera contencioso el juez sólo atribuiría la vivienda a uno de los dos cónyuges si tiene una especial necesidad, siempre de manera temporal, o si no existe custodia compartida y uno de los cónyuges se queda la guardia y custodia de los menores. Si quieres más información sobre este tema, pincha en este enlace.
  • Establecer una pensión compensatoria. La pensión compensatoria se establece, si las partes quieren, en favor del cónyuge que el matrimonio le ha supuesto un perjuicio, normalmente desde un punto de vista laboral, por el cuidado que ha procesado a la familia (haya hijos o no). Como en el caso anterior, no es obligatorio establecer una pensión compensatoria, y los cónyuges pueden renunciar a ella. En el caso de que no hubiese acuerdo, los jueces -salvo que el matrimonio haya tenido una duración importante- suelen establecer una pensión compensatoria de un año y variando el importe en función de los ingresos. Más información en este artículo.
Si además hay hijos menores
  • Guardia y custodia de los hijos menores. En caso de que existan hijos menores de edad es obligatorio establecer un régimen de guardia y custodia de los menores. Actualmente, lo normal es establecer custodia compartida, salvo que exista una circunstancia que dicho régimen perjudique al menor. En cualquier caso, las partes pueden establecer otro tipo de custodia siempre que no se perjudique el interés del menor. Eso si, si no se establece custodia compartida obligatoriamente se deberá de establecer una pensión de alimentos y un régimen de visitas. en este enlace tienes más información sobre el régimen de guardia y custodia y el régimen de visitas a favor del progenitor no custodio.
  • Pensión de alimentos. La pensión de alimentos se establece cuando existen hijos menores de edad, o mayores de edad no independientes económicamente, y no se ha establecido una custodia compartida. Dicho de otra manera, si uno de los dos cónyuges se queda con la guardia y custodia, el otro cónyuge tiene que contribuir con los gastos del menor de edad de educación, vivienda, vestimenta… por lo tanto tendrá que abonar una pensión de alimentos. En este sentido, establecer una pensión de alimentos es obligatorio, ya que es un derecho de los menores que los progenitores no pueden suprimir. La pensión se deberá de abonar hasta que el hijo sea independiente económicamente. La cuantía de la misma depende de los ingresos de cada progenitor, pero en esta calculadora elaborada por el Consejo del Poder Judicial se establecen unas cuantías aproximadas. En esta entrada encontrarás más información.

Esas son las cuestiones fundamentales que se discuten en un divorcio. Si puede existir acuerdo en ellas, se puede realizar el procedimiento de mutuo acuerdo que además de ser más rápido, es más barato ya que se puede realizar con un solo abogado y procurador para los dos.

Por otro lado, el procedimiento de liquidación del régimen económico ganancial del patrimonio se realiza en tres fases:

  • Inventario de los bienes ganancialesDefinir que bienes y deudas son gananciales y cuales son privativas. En esta fase lo único que se trata de analizar es cuales son los bienes que han pertenecen a ambos progenitores para realizar la división a partes iguales posteriormente. Normalmente, los bienes
  • Avalúo de los bienes. Valoración económica de cada bien (o deuda) para saber el patrimonio neto de la sociedad y realizar un reparto de manera equitativa
  • Reparto de los bienes. Una vez determinados los bienes y deudas, y valorados económicamente, es hora de repartirlos de tal manera que cada uno se adjudique un 50% del patrimonio. Normalmente es preferible que cada un sea propietario al 100% de cada bien, por ejemplo, es preferible que la vivienda sea adjudicada a uno de los progenitores, antes que cada uno tenga el 50%, ya que esa situación sólo va a generar problemas futuros.

Una vez determinados las cuestiones que se discuten en un divorcio, es posible valorar las posibilidades de alcanzar un acuerdo con la otra parte. Es importante recordar, que todas estas cuestiones tienen que recogerse en un documento que se denomina convenio reguladora (más información sobre el convenio regulador).

La mayor problemática suele venir en la existencia de una pensión compensatoria y el régimen y custodia de los hijos menores.

De todos modos, aunque se inicie el procedimiento de forma contenciosa, en cualquier momento se puede alcanzar un acuerdo y continuar el procedimiento por mutuo acuerdo.

¿Cuáles son las ventajas de que el divorcio sea de mutuo acuerdo?

  1. La ventaja más clara y evidente es que es un procedimiento más rápido que tiene un coste menor, ya que además de que los honorarios del abogado y procurador son inferiores, es suficiente con que un abogado y un procurador represente a los dos progenitores.
  2. Pero, en mi opinión, la ventaja fundamental es que el convenio regulador -documento en el que se recoge los efectos del divorcio- puede ser más amplio y específico que una sentencia que dicte el juez. Es decir, en el convenio regulador podemos recoger de una manera más amplia y detallada como va a ser la custodia del menor y, e su caso, el régimen de visitas especificando como va a ser la recogida del menor, en qué lugar, horario, como se van a realizar las diferentes fiestas… Sin embargo, en una sentencia, el juez puede ser menos preciso y, por tanto, puede dar lugar a interpretación y a posibles controversias futuras. En definitiva, un buen convenio regulador puede prever problemas futuros y evitar controversias.

Ejemplos de convenio regulador

La segunda cuestión importante es, ¿cómo sería el procedimiento y cuánto duraría?

El procedimiento de mutuo acuerdo judicial

El procedimiento judicial se inicia con la presentación de la demanda por uno de los progenitores en el que se adjunta el convenio regulador firmado por los dos. La demanda, sólo se presenta por uno de los dos progenitores -es indiferente cual- con un abogado y un procurador.

Posteriormente, se señala una fecha para que los progenitores ratifiquen el convenio regulador firmado ante el juez, secretario o funcionario. Es decir, es un trámite de unos minutos en que los progenitores acreditan que el están conformes y de acuerdo con el convenio regulador.

Si existen hijos menores, antes de que se dicte sentencia, el ministerio fiscal tiene que dar el visto bueno en el sentido de verificar que no se perjudica el interés de los menores.

Una vez ratificado el convenio, y con el visto bueno del ministerio fiscal, se dicta sentencia confirmado el divorcio.

Normalmente, en A Coruña, el procedimiento judicial tarda unos tres meses en finalizar, una vez presentada la demanda.

El procedimiento ante Notario

Si el procedimiento es de común acuerdo, y además no existen hijos menores, se puede realizar el divorcio ante notario. El coste que tiene el notario ronda los 200€.

En este caso, no es necesario contar con un procurador, pero sí que es obligatorio que participe un abogado. Este procedimiento es el más rápido y más flexible, ya que se puede fijar la hora y día de firma del convenio con el notario según las necesidades de los cónyuges.

Una vez pactado el convenio regulador, en menos de una semana se puede finalizar el divorcio.

El procedimiento de divorcio contencioso

En ausencia de un acuerdo entre los cónyuges, es necesario que uno de ellos presente una demanda ante los tribunales para iniciar el procedimiento de divorcio.

Antes de presentar la demanda principal, se puede solicitar medidas previas o provisionales. Es decir, solicitar al juez que dice una serie de medidas que van a regir mientras no se resuelve el procedimiento.

Estas medidas cautelares hacen referencia al uso de la vivienda familiar, al régimen de custodia de los menores o el establecimiento de una pensión de alimentos y una pensión compensatoria.

Que el juzgado haya establecido unas medidas provisionales, no quiere decir, que luego sean definitiva, pero si que puede orientar un poco sobre la posición del juez.

En cuanto al procedimiento principal, cada parte tendrá que acreditar aquello que solicita en demanda, ya sea con testigos, documentos o el interrogatorio del otro cónyuge.

La duración de este procedimiento es más largo, y puede oscilar entre los seis meses y un año.

Toda la información sobre el divorcio

Dos lecturas previas antes de analizar en profundidad los demás artículos del divorcio...

Índice de contenido