Para solicitar la separación o el divorcio no se necesita causa, por lo que solo es necesario que uno de los cónyuges quiera proceder a divorciarse o separarse para iniciar el procedimiento. En el otro lado, como no existe causa, la otra parte no puede oponerse a este deseo del otro cónyuge, y sólo podrá mostrar disconformidad con los efectos del mismo.

Respecto a este acuerdo en los efectos de la separación o divorcio, el procedimiento podrá ser:

  1. Mutuo acuerdo: se presenta la demanda de forma conjunta por ambos cónyuges, o bien por uno de ellos con el consentimiento del otro.
  2. Contencioso: uno de los cónyuges solicita el divorcio sin el consentimiento del otro, requiriéndolo judicialmente mediante presentación de demanda contenciosa. En este caso la demanda se acompañará del correspondiente convenio regulador que pretende la parte demandante, que deberá ser aceptada por la otra parte, o en su caso proponer otro.

La separación

La separación implica el cese de la convivencia en común que existía hasta ese momento. Con la separación cesan algunos deberes y presunciones legales, como el deber de guardarse fidelidad, el de vivir juntos y la presunción de paternidad respecto a los hijos concebidos por la esposa en el periodo en que la separación sea ya efectiva. No obstante, no extingue el vínculo matrimonial como el divorcio por lo que los cónyuges no pueden contraer otro nuevo matrimonio, aunque pueden reconciliarse.

Dentro de la separación, podemos distinguir dos tipos:

  1. Separación de hecho: cese efectivo de la convivencia matrimonial consentido libremente por ambos cónyuges o impuesto por uno de ellos, que abandona el hogar, sin asistir al Juzgado para legalizar la situación.
  2. Separación judicial: declaración judicial del cese efectivo de la convivencia.

Efectos de la separación

  1. Suspende la vida en común de los cónyuges, pero no extingue el vínculo, con lo que siguen siendo cónyuges y no podrán contraer otro matrimonio.
  2. Disolución del régimen de gananciales.
  3. Revocación de donaciones hechas a favor del otro.
  4. Los cónyuges separados no heredan abintestado (esto es si no existe testamento en este sentido) ni tienen derecho a la legítima.
  5. La sentencia de separación recogerá los términos y consecuencias de la separación en relación a:
    • Relaciones paterno filiales: cuidado de los hijos, régimen de comunicación y estancia, ejercicio de la patria potestad, gastos de mantenimiento de éstos.
    • Disolución del régimen económico del matrimonio, y en su caso, liquidación de la comunidad de bienes.
    • Pensión de alimentos.

El divorcio

Tras la reforma del Código Civil de 2005, no es necesario solicitar la separación para posteriormente divorciarse, sino que una vez transcurridos tres meses desde el matrimonio cualquiera de los dos cónyuges pueden requerir judicialmente el divorcio.

Esta espera de tres meses no es necesaria cuando se acredite que existe actos de violencia de género o la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos.

Efectos del divorcio

  1. Disolución del vínculo matrimonial.
  2. Disolución del régimen económico matrimonial, y en el mismo procedimiento o uno posterior, la liquidación del régimen.
  3. Queda fuera de la linea sucesoria para heredar de forma ab intestato -sin testamento-.
  4. La sentencia de divorcio recogerá al menos, los siguientes términos:
    • La guardia y custodia compartida.
    • La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
    • La contribución a las cargas del matrimonio y la pensión de alimentos.
    • La liquidación del régimen económico matrimonial.
    • La pensión compensatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.