Derecho a pensión de viudedad de divorciados

Derecho a pensión

La reforma introducida por la Ley 40/2007 de 4 de diciembre establece que solo podrá tener derecho a pensión de viudedad el ex-cónyuge que percibiera una pensión compensatoria que resultase extinguida con la muerte del obligado al pago con efectos desde enero de 2008, sin que su importe pueda superar la pensión de viudedad.

El artículo 174.2 de la Ley General de la Seguridad Social indica que en los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien sea o haya sido cónyuge legítimo, siempre que cumpla los siguientes requisitos:

  1. No hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho.
  2. Estén recibiendo la pensión compensatoria y ésta quedara extinguida a la muerte del cónyuge. En el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última.
  3. En caso de que no estén recibiendo la pensión compensatoria, acrediten que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento.
  4. El cónyuge fallecido debe encontrarse en alta o en situación asimilada a la de alta, hubiera contemplado un periodo de cotización de quinientos días, dentro de un periodo ininterrumpido de cinco años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión. También tendrá derecho a la pensión de viudedad el cónyuge superviviente aunque el causante, a la fecha de fallecimiento, no se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, siempre que el mismo hubiera completado un período mínimo de cotización de quince años.

La cuantía final, en caso de divorcio y concurrencia de beneficiarios a la pensión, se distribuyen en proporción al tiempo de convivencia con el difunto.

Disposición transitoria 18

Para el caso de que la persona divorciada o separada judicialmente no sea acreedora de la pensión compensatoria y cuando entre la fecha del divorcio o de la separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante de la pensión de viudedad haya transcurrido un periodo de tiempo no superior a diez años, el ex cónyuge podrá tener el reconocimiento al derecho de la pensión de viudedad siempre que el vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de diez años y además concurra en el beneficiario alguna de las condiciones siguientes:

  • La existencia de hijos comunes del matrimonio o
  • Que tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante de la pensión.

La cuantía de la pensión de viudedad resultante se calculará de acuerdo con la normativa vigente con anterioridad a la fecha de entrada en vigor de la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social.

En cualquier caso, la separación o divorcio debe haberse producido con anterioridad a enero de 2008, años de la entrada en vigor de la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social.

La pensión compensatoria

La pensión compensatoria es una obligación económica entre cónyuges que se establece en favor del cónyuge que la separación o divorcio le provoca un desequilibrio económico. La pensión puede ser indefinida, temporal o una prestación única, según se indique en el convenio regulador o sentencia.

Para conceder la pensión de viudedad, el tribunal supremo ha indicado que la pensión fijada, aunque no sea denominada como pensión compensatoria, siempre que responda a esa naturaleza de pensión será valida. En este sentido se presume que todas las pensión tienen esta naturaleza cuando:

  • En divorcio sin hijos, se presumirá que cualquier importe abonado al otro cónyuge es pensión compensatoria.
  • Cuando quedan hijos y se abona un importe único a quien los tiene a su cargo, este importe se presume pensión de alimentos y no compensatoria.